La vocación de nombrar

Por Carmen Cristina Wolf

Infancia significa confiar. Los niños confían en el mundo que los rodea. Creen en lo que les decimos. Y si no les ha sucedido algún hecho lamentable que les genere temor, los niños no sienten miedo. Pero el tiempo pasa por nosotros y sobrevienen los temores, las dudas. A unos kilómetros de distancia nos aguarda el desgaste, la vejez y la muerte. El mundo es contradictorio y las personas también.

Somos justos a veces, otras veces somos injustos. Somos generosos y egoístas. Llevados por corrientes encontradas, a través de un río entre luces y sombras que no elegimos. Ello produce un desasosiego y quisiéramos navegar siempre por el lado luminoso de las aguas.

Se puede abordar la existencia de diversas formas, tantas como personas hay en este mundo. Pero en esencia, podría decirse que una manera es el descreimiento de todo, la amargura, el desaliento absoluto. Nos convertimos así en seres quejumbrosos, perdemos la capacidad de admirar el misterio que es la Vida.

 

La otra opción consiste en plantarse en este mundo con asombro y admiración, amarlo, imaginarlo diferente, buscar aquello que ES en nosotros, interrogar al Ser que sostiene todo cuanto existe. Mi vocación de poeta me llama a acudir entonces a la Poesía como una visión del mundo y un lenguaje que lo transforma. La poesía es un cordel lanzado al caminante para que se siente un rato con el poeta a sentir, imaginar, dialogar.

 

El lenguaje es el don más grande que se le ha dado al ser humano. La poesía es perfectamente inútil, no tiene precio en el mercado, no puede cambiarse por monedas ni venderse en la bolsa de valores.  La poesía es un encuentro con el ser más íntimo, es un puente tendido al otro, una invitación al diálogo y a la comunión.

 

Nombrar significa en un primer momento, intentar la representación de  las cosas con exactitud. En un comienzo, las palabras tuvieron la cualidad  de recrear los objetos con verdadera eficacia. La palabra ha sido la primera idea de la cosa nombrada. Por tanto, la palabra asume una condición de sagrada.

La vida de los pueblos y su evolución se refleja y revela en el lenguaje. Aquello que no puede ser nombrado es como si no existiera. Por ello los hombres que han alcanzado cierto grado de sabiduría le dan tanta importancia al lenguaje. Octavio Paz en su libro El arco y la lira reseña que en el Libro XIII de los Anales, le preguntaron a Confucio: Si el Duque de Wei te llamase para administrar su país, ¿cuál sería tu primera medida? El Maestro dijo:La reforma del lenguaje. No sabemos donde empieza el mal, si en las palabras o en las cosas, pero cuando las palabras se corrompen y los significados se vuelven inciertos, el sentido de nuestros actos y de nuestras obras también es inseguro”.

 

Imaginemos que los vocablos libertad, verdad, justicia, paz, valores sobre los cuales se asienta nuestra existencia, cambiasen sustancialmente de significado, bien sea por un desgaste en su significación, por el mal uso que se haga de ellos, bien sea porque una ideología pretenda alterar su esencia para lograr sus propios fines. Los fundamentos de la sociedad se ven fracturados en lo más profundo.

Verbigracia, la palabra amor en algunas épocas se agota. Un gobernante que constantemente dice “amar” a su pueblo, y su conducta avergüenza a los gobernados, por estar reñida con la ética y el bien común, producirá en las personas  desconfianza e indiferencia. La palabra amor irá siendo cada vez menos utilizada y perderá su real significación. El término igualdad ha sido invocado como bandera por algunas ideologías. Es una aberración pretender que todos los seres humanos seamos iguales. Seríamos copias al carbón unos de otros y perderíamos lo más valioso y sagrado, aquello que es esencial a la naturaleza humana: la libertad y la diversidad. Otra cosa muy importante es la igualdad de derechos y deberes, la igualdad de todos los hombres en el respeto a la dignidad. Esto es fundamental. No se puede aceptar el sacrificio de la libertad para lograr la igualdad. Esto es monstruoso, pues quebranta la esencia del ser humano: el hombre es, en esencia, libertad.

 

El lenguaje nos acompaña dentro y fuera de nosotros como el aire. Sin él la vida humana deja de serlo. Lo primero que hacen los regímenes autocráticos, es distorsionar el sentido y el significado de las palabras, para someter la voluntad de los ciudadanos Este es el mayor peligro y la peor violencia que se puede ejercer: someter el libre albedrío.

 

                                  

Un pueblo sin conciencia de la lengua termina repitiendo los slogans de los embaucadores, es decir, muere como pueblo”.

Rafael Cadenas

Difusión de la literatura venezolana

 

Acerca de Carmen Cristina Wolf

Carmen Cristina Wolf es poeta, ensayista, correctora de estilo y editora nacida en Caracas, Venezuela. Directora del Círculo de Escritores de Venezuela. Ha colaborado con diarios y revistas. Obra publicada: En poesía: Canto al Hombre, Cármina editores 1997 tres ediciones; Canto al Amor Divino, Cármina Editores 1998, 2 ediciones; Escribe un poema para mí, Editorial Círculo de Escritores de Venezuela 2001); Fragmentos de Isla (Ed. Poiesis 1988, Prisión Abierta, Al Tanto 2002; Atavíos, Editorial El Pez Soluble 2007; Huésped del Amanecer, poemas Universidad Nacional Abierta 2008. La llama incesante, Aforismos, Editorial Diosa Blanca 2007; 4a Edición de La llama incesante, Centro de Estudios Ibéricos y Americanos de Salamanca, 2010. Vida y escritura, libro publicado en Amazon 2014. Poesía Femenina y violencia, ponencia publicada en Antología 8º Encuentro Internacional de Escritoras 2008; Acontecer fecundo: Luz Machado, publicado por la Asociación de Escritores de Mérida 2008; Retorno a la Vida, Cármina Editores 2006. Rafael Cadenas, ese entrañable desconocido, Monografías.com. Poema publicado en Antología El paisaje prometido, Salamanca 2010. Travesías del alma. 12 escritoras con Teresa de Ávila, Madrid, 2015. Antología NO RESIGNACIÓN, Ayuntamiento de Salamanca 2016 Libros inéditos: La casa que me habita, poemario 2016 inédito Vida y escritura, 2a edición revisada por publicar Es Premio Internacional de Poesía Vicente Gerbasi otorgado por el Círculo de Escritores de Venezuela. Obtuvo el Premio al Concurso de Cuentos 2005 de la Librería Mediática. Su obra aparece en Antología de Poetas Venezolanos de José Antonio Escalona, Universidad de Los Andes 2002 ; Quiénes escriben en Venezuela (Conac 2004); El Hilo de la Voz 2004; Antología del Círculo de Escritores de Venezuela 2005; Biblioteca de Venezuela Analítica; Mujeres Venezolanas ante la Crítica de la Asociación de Escritores de Mérida 2008; Antología de Versos de Poetisas Venezolanas Editorial Diosa Blanca 2006; Red Mundial de Escritores. www.Letralia.com. Prometeo Digital; Wikipedia; . Escribe en revistas y diarios; Corresponsal de la revista PublicARTE, articulista de Analítica.com y de Literanova.eduardocasanova.com. Una muestra de su poesía aparece recogida en el libro La Mujer Rota (Primer Foro Internacional de Poesía); Prometeo Digital; Literalia Editores México 2008; y en las Revistas Circunvalación del Sur, Conciencia Activa 21, Ateneo de Los Teques y otras. Sobre su obra han escrito: Alfredo Pérez Alencart, Helena Sassone, Miguel García Mackle, Edgar Vidaurre, Lidia Salas, Alejo Urdaneta, Eduardo Casanova, María Isabel Novillo, Magaly Salazar Sanabria, Alberto Hernández, Lidia Salas, Pedro Pablo Paredes, Lubio Cardozo, Edgar Vidaurre, Alfredo Pérez Alencart.
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s